Prescripción Adquisitiva de Dominio

Presentado por : www.jurisprudenciacivil.com

Web Peruano que ofrece Jurisprudencia Civil y Comercial. Herramienta indispensable para todo Abogado.

" Todas las resoluciones que usted necesita para sustentar sus casos, al instante en su computadora, con un solo clic..."


Visite: www.jurisprudenciacivil.com

CAS. N°  Prescripción Adquisitiva de Dominio. .- LA SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA;, en Audiencia Pública llevada a cabo en la fecha; luego de verificada la votación con arreglo a ley, emite la siguiente sentencia.

 RECURSO DE CASACIÓN: Se trata del recurso de casación interpuesto a fojas cuatrocientos once por Clotilde Vicenta De La Cruz Berrocal, contra la sentencia de vista obrante a fojas trescientos setenta y cuatro, su fecha treinta de junio del año dos mil once, expedida por la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Ica, que revoca la sentencia apelada obrante a fojas trescientos nueve, su fecha veintisiete de setiembre del año dos mil diez que declara fundada la demanda y reformándola la declara infundada; en los seguidos por Andrés De La Cruz Gómez y otros con la urbanizadora Santa Rosa Del Palmar Sociedad Anónima Cerrada, sobre Prescripción Adquisitiva de Dominio.

 

FUNDAMENTOS DEL RECURSO: Que, el recurso de casación fue declarado procedente por resolución de fecha nueve de noviembre del año dos mil once, que corre a fojas veinticuatro del cuadernillo formado en este Supremo Tribunal por la causal prevista en el artículo trescientos ochenta y seis del Código Procesal Civil alegando que no se ha efectuado una debida y correcta aplicación del artículo novecientos cincuenta del Código Civil, toda vez que, si bien se ha reconocido que vienen ejerciendo la posesión del bien inmueble por más de diez años; sin embargo, se señala que no ha sido ejercida de manera pacífica, ya que en el año dos mil cinco, han sido demandados por desalojo por ocupante precario por la Empresa demandada. En efecto, si bien es cierto fueron demandados por la Urbanizadora Santa Rosa del Palmar Sociedad Anónima Cerrada en el año dos mil cinco, y que dicho hecho interrumpió la pacificidad de la posesión, también es cierto que antes de dicha fecha ya se habían cumplido en demasía los diez años de posesión pacífica, continua y pública que exige el artículo novecientos cincuenta del Código Civil a efectos que se les declare propietarios. De otro lado, en lo que respecta a que no se ha ejercido la posesión como propietario, también ha existido una errónea interpretación de los hechos de parte del Colegiado Superior, ya que si bien es cierto, la posesión fue entregada por José Bertello Másperi, quien fue dueño de dicho predio, persona con quien su padre mantuvo vínculo laboral, empero, esta relación laboral terminó en el año mil novecientos ochenta y nueve, al jubilarse su padre, tal como lo reconoce y ha señalado la Empresa demandada en su escrito de demanda en el Expediente número dos mil cinco —dos mil setenta y uno sobre desalojo, habiendo efectivamente cesado en sus actividades laborales su fallecido progenitor el uno de

setiembre del año mil novecientos ochenta y nueve, conforme es de verse de la Resolución de Jubilación número trescientos sesenta y nueve-DP-GDI-noventa de fecha treinta de marzo del año mil novecientos noventa, mediante la cual le otorgaron pensión de jubilación a partir del uno de setiembre de mil novecientos ochenta y nueve, por lo que desde la citada data a la fecha de interposición de la demanda, han transcurrido más de dieciocho años, excediendo el requisito de diez años de poseedores que señala el artículo novecientos cincuenta del Código Civil. Finalmente, no se ha tenido en cuenta que la propietaria del predio materia de litis desde el año mil novecientos setenta y dos, conforme es de verse de la copia literal expedida por la Oficina Registral de Ica, es la Urbanizadora Santa Rosa del Palmar Sociedad Anónima Cerrada, persona jurídica, con quien nunca su padre ni la recurrente, han tenido vínculo laboral alguno, no dándose por lo tanto la supuesta posesión inmediata que señala el Colegiado Superior, puesto que han ejercido directamente la posesión siempre como propietarios del bien en litigio, habiendo incluso hecho uso de uno de los atributos de la propiedad, como es el de haber explotado económicamente el predio, instalando un pequeño establo en la parte posterior del bien dedicado a la crianza de ganado vacuno y aves de corral.

 

CONSIDERANDO:

Primero.- Que, del examen de los autos se advierte que a fojas sesenta y cuatro, subsanada a fojas setenta y ocho, Andrés De La Cruz Gómez interpone demanda contra la Urbanizadora Santa Rosa del Palmar Sociedad Anónima Cerrada para que se le declare propietario por prescripción adquisitiva de dominio del inmueble ubicado en la avenida Melchorita Saravia Lote número dos de la Urbanización Santa Rosa del Palmar en Ica, con un área de setecientos cinco punto sesenta y tres metros cuadrados, el cual forma parte del predio denominado La Palma Chica; en consecuencia, se ordene su inscripción en el Registro de la Propiedad Inmueble de la Oficina Registral de Ica. Refiere haber ingresado a trabajar, con servicios personales y directos a favor de su empleador José Bertello Másperi el día once de febrero de mil novecientos cincuenta y nueve en un período laboral que se disolvió el año mil novecientos ochenta y nueve a causa de su jubilación proveniente de treinta años en dicha actividad remunerada. Que al tercer año de haber laborado -mil novecientos sesenta y dos- el Ingeniero José Bertello Másperi le entregó la posesión del bien materia de litis, A partir de dicho año fue construyendo por etapas su vivienda en la medida de sus posibilidades económicas, instalando su hogar convivencial con Petronila Berrocal Antaya y más tarde regularizar su relación conyugal al haber contraído matrimonio civil con fecha treinta de noviembre de mil novecientos ochenta y cuatro. Agrega que con el trascurrir del tiempo, procedió a consolidar su posesión, por más de cuarenta y siete años, tiempo en el que instaló un pequeño establo en la parte posterior dedicado a la crianza de ganado vacuno y aves de corral, a fin de procurar un sustento. Que su posesión pacífica y pública la ha venido ejerciendo a título de propietario, lo cual prueba con las facturas de compra venta de artefactos y muebles, en las que aparece como su domicilio el predio materia de litis, asimismo, su tarjeta de propiedad vehicular, pagos de los servicios de agua, desagüe y electricidad, pago de las declaraciones juradas de autoavaluo, constancia de posesión expedida por el Gobierno Municipal Provincial de Ica, cuyas fechas acreditan que el accionante en toda la evaluación histórica comprendida entre mil novecientos cincuenta y seis a la fecha que interpone la demanda en el año dos mil siete, ha sido posesionario del predio en cuestión, además presenta el testimonio de testigos, quienes declararan sobre la posesión pacífica y pública que viene ejerciendo desde hace más de treinta años sobre el predio materia de litis. Informa que en circunstancias de tramitar administrativamente y conseguir la documentación que le asiste, la demandada le interpuso demanda de desalojo por ocupación precaria ante el Tercer Juzgado Civil, Expediente número dos mil cinco —dos mil setenta y uno, siendo que mediante sentencia de fecha veintiocho de julio del año dos mil tres, se declaró infundada la misma.

 

Segundo.- Que, admitida a trámite la demanda, la Urbanizadora Santa Rosa Del Palmar Sociedad Anónima Cerrada se apersona al proceso y mediante escrito obrante a fojas ciento cinco contesta la demanda señalando básicamente que el petitorio de la misma y la descripción del bien materia de litis, no resultan claros, específicos, ni coincidentes, ya que no indica dónde se encuentra inscrito el mencionado inmueble ni en qué manzana de la urbanización se encuentra inscrito. Que el actor entró a prestar servicios como trabajador de la empresa demandada desde el año mil novecientos setenta y dos hasta el año mil novecientos ochenta y cuatro y antes de eso trabajó en la hacienda de propiedad del gerente de la empresa llamada la Palma Chica. Durante los años que el actor trabajó en la hacienda y luego para la Empresa demandada como obrero de campo, se le proporcionó un área dentro de la propiedad para que viviera, como se hacía con todos los trabajadores que tenían. El hecho de que algunos familiares directos del demandado hayan nacido en la Urbanización Santa Rosa del Palmar, no es prueba alguna de que el demandante haya ocupado como poseedor de buena o mala fe el inmueble cuya prescripción se pretende; el actor nunca ocupó tierras de la parte recurrente como propietario, sino como obrero de campo, por lo que nunca ha corrido plazo alguno de prescripción a su favor. Los testigos ofrecidos son los vecinos que tiene el demandante en su domicilio ubicado en el asentamiento humano Confraternidad, que es donde realmente reside y ha residido durante muchos años, lo que demuestra que el actor no puede haber poseído como propietario y en forma pacífica y continua otra propiedad, ya que vive en dicho asentamiento humano. Refiere que es cierto que ha promovido una demanda de desalojo por ocupación precaria contra el demandante, proceso que se encuentra en trámite ante el Juez del Tercer Juzgado Civil de Ica, al haberse declarado nula su sentencia que declaró infundada la demanda. Agrega que la propietaria del predio sub litis es la de la Urbanizadora Santa Rosa del Palmar de Cachiche, la cual se encuentra inscrita en la Partida Electrónica número cero dos cero cero cinco dos cuatro uno, con un área de casi seiscientos mil metros cuadrados, en lo que era el ex fundo "La Palma Chica" y tal como aparece de los asientos registrales correspondientes a su propiedad se denomina Urbanizadora Santa Rosa del Palmar de Cachiche; asimismo su propiedad ha sido lotizada por manzanas, con aprobación del Consejo Provincial de Ica, mediante resoluciones que han sido inscritas en Registros Públicos.

 

Tercero.- Que, valoradas las pruebas y compulsados los hechos expuestos por las partes, por sentencia de primera instancia de fecha veintisiete de setiembre del año dos mil diez se declara fundada la demanda sobre prescripción adquisitiva de dominio por cuanto: a) De los certificados obrante de fojas treinta y cuatro a treinta y seis, se acredita que el demandante y su cónyuge son los poseedores del bien materia de litis desde hace más de treinta años, tiempo de posesión que conforme al memorial obrante a fojas diecinueve, es corroborado por los moradores del Asentamiento Humano Confraternidad de la calle Melchorita Saravia que suscriben dicho documento. De otro lado, con las partidas de nacimiento y defunción de los hijos y nietos del demandante, las cuales datan de los años mil novecientos sesenta y seis, mil novecientos setenta y cinco, mil novecientos ochenta y siete, mil novecientos noventa y dos y demás, en donde se señalan los domicilios de las personas que allí se indican, el ubicado en el bien inmueble materia de litis, resulta evidente que quien en vida fuera el demandante se ha encontrado en posesión del inmueble materia de sub litis por más de treinta años, en forma pública, continua y pacífica; incluso con los documentos de recibos de compra de bienes muebles, tarjeta de propiedad y recibos de servicios básicos, declaración jurada, constancia expedida por la Municipalidad de Ica y Parte Policial, se demuestra que el accionante desde el año mil novecientos sesenta y dos siempre ha señalado como su domicilio el ubicado en el inmueble materia de prescripción, por lo que se corrobora que en efecto el actor ha sido posesionario del inmueble materia de sub litis por los años que manifiesta; b) De las diligencias de Inspección Judicial e Informe Pericial, se acredita que el área real del predio materia de sub litis es de seiscientos noventa y ocho punto sesenta y ocho metros cuadrados y que en el mismo el demandante ha edificado su vivienda cuya construcción tiene una antigüedad de más de cuarenta años. Además de la declaración de testigos en la continuación de la audiencia de actuación de pruebas obrante a fojas doscientos ochenta y ocho, todos ellos manifiestan que les consta que el actor se ha encontrado en posesión del inmueble materia de sub litis por muchos años, específicamente el testigo Javier Felipe Pedrazas Rosas refiere que conoce al demandante desde el año mil novecientos ochenta y cinco, fecha en que llegó a vivir al Pueblo Joven Confraternidad, por lo que se concluye que hasta el año mil novecientos noventa y cinco se cumple el plazo de diez años para ganar la prescripción, teniendo en cuenta que la demanda se presentó el año dos mi siete; c) De la copia literal de la Partida número cero dos cero uno seis siete ocho nueve, se acredita que el lote de terreno materia de litis que forma parte del Fundo la Palma Chica es de exclusiva propiedad de la demandada; d) De autos está acreditada la posesión del demandante en forma continua, pacífica, pública y por más de diez años y por tanto acreditado su derecho adquirido para declarársele propietario conforme al artículo novecientos cincuenta del Código Civil; e) De los documentos expedidos por la Municipalidad Provincial de Ica referidos a los autoavalúos que ha estado pagando el demandante; de los diversos recibos y documentos relacionados al servicio de energía eléctrica, de agua y alcantarillado a favor del demandante, dichas pruebas documentales corroboran que el accionante ha ejercido el derecho de posesión en el inmueble sub litis y lo ha hecho como si fuera propietario; f) Con el mérito del informe pericial, se demuestra que el bien materia de usucapión se encuentra dentro de la Partida Registral número cero dos uno seis siete ocho nueve y efectuando las medidas reales arroja un área de setecientos cinco punto sesenta y tres metros cuadrados, verificándose que las construcciones existentes efectuadas por el demandante datan de más de cuarenta años. En tal sentido, la demanda debe ampararse, más aún si la parte demandada no ha desvirtuado con medio de prueba idóneo los fundamentos de la demanda y prueba aportada por el actor.

 

Cuarto.- Que, apelada que fuera la sentencia de primera instancia, la Sala Superior mediante resolución de vista de fecha treinta de junio del año dos mil once revoca la sentencia apelada y reformándola declara infundada la demanda, por cuanto: a) Del expediente acompañado dos mil

cinco — cero dos cero siete uno, aparece que la Urbanizadora Santa Rosa del Palmar Sociedad Anónima siguió un proceso de desalojo por ocupación precaria contra Andrés De la Cruz Gómez, demanda que se interpuso el veintitrés de agosto del año dos mil cinco; la cual fue desestimada en primera instancia y al ser apelada fue anulada; luego de reanudado el proceso, en fecha posterior se declaró concluido el mismo sin declaración sobre el fondo del asunto, al haberse declarado el abandono del proceso; b) Posteriormente, con fecha dieciséis de enero del año dos mil siete, Andrés de la Cruz Gómez interpone el presente proceso de prescripción, respecto a la misma propiedad involucrada en el proceso de desalojo. Siendo ello así, la posesión del demandante carece de pacificidad como presupuesto para acreditar la presente acción, desde que la posesión de quien pretende ser declarado propietario por prescripción; debe transcurrir sin generar ningún conflicto con los derechos de los demás, que dicho precepto se vulnera cuando aparece de autos que la posesión ha sido cuestionada a través del proceso judicial de desalojo por ocupación precaria instaurado en su contra al margen de que aquél haya sido declarado en abandono, y en el cual se discutió respecto del bien sub litis, es decir la posesión pacífica se ha visto interrumpida por dicho proceso judicial; c) Si bien la posesión del predio materia de litis, alegada por el actor data desde hace más de treinta años, sin embargo, su posesión no es pacífica, toda vez que el actor ha sido demandado sobre desalojo por ocupación precaria, y qué a la fecha de interposición de la demanda de prescripción — dieciséis de enero del año dos mil siete- ya tenía conocimiento del aludido proceso de desalojo, motivo por el cual la posesión invocada en autos no puede ser considerada pacífica, incumpliéndose las exigencias previstas en la ley; d) De otro lado, si bien el demandante era poseedor del inmueble materia de litigio, también lo es que su posesión era en calidad de poseedor inmediato o servidor de la posesión, pues él mismo reconoce en su demanda que la posesión la entregó el dueño del predio donde laboraba, dicha situación fáctica es a su vez corroborada por los mismos testigos propuestos, quienes señalan que efectivamente el actor era trabajador de José Bertello Másperi propietario del predio. Por consiguiente, la posesión que ejercía era la de poseedor inmediato por lo mismo no puede usucapir el predio, por carecer de ésa calidad, esto es, comportarse como propietario y no creerse propietario; e) La pretensión del actor es que se le declare propietario de un área de setecientos cinco punto sesenta y tres metros cuadrados, conforme a los planos perimétricos y memoria descriptiva anexados a la demanda; sin embargo, al efectuarse el peritaje se determinó que el área y perímetro, era de setecientos veinticuatro punto noventa y cinco metros cuadrados, pero en sus conclusiones se determinó que abarcaba un área de seiscientos noventa y ocho punto sesenta y ocho metros cuadrados, por lo que al exigirse aclaración en la Audiencia obrante a fojas doscientos cuarenta y uno, el perito se limitó a señalar que el área era de seiscientos noventa y ocho punto sesenta y ocho metros cuadrados y respecto a la diferencia con lo pretendido por el actor indicó que, es cierta la variación aproximada de seis metros cuadrados y ese error es permitido, por cuanto puede tratarse de un error en la medición de las coordenadas UTM que se miden con el GPS; es decir, dada la inexactitud del área y la deficiencia en la explicación de la pericia, el Juez no ha exigido un análisis técnico adecuado a la materia; f) Además la sentencia apelada también contiene una incongruente redacción, pues en su cuarto considerando señala que el área era de seiscientos noventa y ocho punto sesenta y ocho metros cuadrados, en cambio en el quinto considerando, punto tres, precisa que el área es de setecientos cinco punto sesenta y tres metros cuadrados y para consolidar la irregularidad anotada, en el fallo declara que el área posesionada por el actor es de setecientos veinticuatro punto noventa y cinco metros cuadrados; asimismo, no se ha adjuntado a la demanda copia literal de los asientos respectivos de los últimos diez años o certificación que acredite que no se encuentra inscrito, respecto al predio ubicado en la Avenida Melchorita Saravia lote número dos de la Urbanización Santa Rosa del Palmar — Ica, con lo que se verifica que en dicho extremo tampoco ha cumplido con un anexo o requisito especial previsto en el inciso tercero del artículo quinientos cinco del Código Procesal Civil.

 Quinto.- Que, la prescripción adquisitiva de dominio constituye una forma originaria de adquirir la propiedad de un bien, basada en la posesión del bien por un determinado lapso de tiempo cumpliendo con los requisitos exigidos por la Ley, lo que implica la conversión de la posesión continua en propiedad.  

Sexto.- Que, la posesión a la que se refiere el artículo novecientos cincuenta del Código Civil, en sus dos supuestos, dispone que la propiedad inmueble se adquiere por prescripción mediante la posesión continua, pacífica y pública como propietario durante diez años; que la posesión sea continua significa que ésta se ejerza de manera permanente, sin que exista interrupción natural o jurídica; el primer caso se presenta cuando el poseedor pierde la posesión o es privado de ella mediante actos perturbatorios o desposesorios del uso del bien, y el segundo caso se presenta cuando se interpela judicialmente al poseedor.  

Séptimo.- Que, la pacificidad, como presupuesto para acreditar la presente acción, significa que la posesión de quien pretende ser declarado propietario por prescripción debe transcurrir sin generar ningún conflicto con los derechos de los demás; siendo de considerar que dicho precepto legal se vulnera cuando aparece de autos que la posesión ha sido cuestionada a través de algún proceso judicial que se haya instaurado en su contra y en el cual se discuta respecto del bien sub litis.

 Octavo.- Que, cabe indicar que en los presentes autos de Prescripción Adquisitiva, el demandante -en su caso sus sucesores legales- pretende se le declare propietario del bien sub-litis, alegando la posesión continua, pacífica y pública del referido predio desde el año mil novecientos sesenta y dos, fecha en que según refiere, le fue entregado en posesión por José Bertello Másperi fecha a partir del cual fue construyendo por etapas su vivienda en la medida de sus posibilidades económicas, instalando su hogar convivencial; asimismo, agrega que dicho profesional con anterioridad fue su empleador desde el once de febrero de mil novecientos cincuenta y nueve hasta el año mil novecientos ochenta y nueve en que su vínculo laboral se disolvió por motivos de jubilación.  

Noveno.- Que, en el presente caso, debe precisarse que si bien la Sala Superior ha establecido que la posesión pacífica en que se ampara el demandante se ha visto interrumpida por la instauración de un proceso judicial existente entre las mismas partes procesales, como lo es el proceso sobre desalojo por ocupante precario -Expediente dos mil setenta y uno - dos mil cinco-, no obstante, no se ha analizado debidamente el hecho que a la fecha de interposición de dicha demanda; esto es, el veintitrés de agosto del año dos mil cinco, el demandante habría cumplido con los requisitos de posesión continua, pacífica y pública para usucapir el predio sub materia conforme lo exige el artículo novecientos cincuenta del Código Civil.

 

Décimo.-

 Décimo  Primero.- Que, al respecto, es menester precisar que la Sala Superior igualmente ha omitido analizar el hecho que el propio accionante ha señalado en su demanda, que si bien ingresó a laborar efectuando servicios personales y directos para el referido empleador a partir del once de mayo de mil novecientos cincuenta y nueve, no obstante, dicho vínculo laboral se disolvió en el año mil novecientos ochenta y nueve a causa de su jubilación, argumento que por lo demás no se connota que hubiese sido desvirtuado por la demandada y que por la misma razón importa analizar acabadamente estando a los fines del presente proceso dado que se trata de un presupuesto esencial para pretender usucapir el inmueble sub materia.

 

Décimo Segundo.- Que, finalmente, en cuanto al incumplimiento de los aspectos formales de la demanda por prescripción adquisitiva establecida por la Sala Superior,  .........

Décimo Tercero.- Que, las anotadas deficiencias probatorias y de razonamiento limitan que esta Sede Suprema pueda pronunciarse debida y motivadamente respecto de la denuncia por infracción normativa del artículo novecientos cincuenta del Código Civil, y con ello definir la prescriptibilidad o no del área en litigio, por lo que debe disponerse de manera extraordinaria el reenvío de la causa a la instancia respectiva para efectos de que el Juzgador analice detenidamente los aspectos antes señalados y, de ser el caso, con la facultad que le asiste en virtud a lo dispuesto en el artículo ciento noventa y cuatro del Código Procesal Civil, ordene, la actuación de los medios probatorios adicionales que considere convenientes; labor que es ajena a esta Sede Casatoria y que corresponde realizar a las instancias de mérito, las que deben emitir pronunciamiento respectivo en salvaguarda del principio de doble instancia previsto en el artículo Décimo del Título Preliminar del Código Procesal Civil.

 Décimo Cuarto.- Que, por consiguiente, se verifica que el Colegiado Superior contraviene la disposición que contiene el artículo ciento veintidós, incisos tercero y cuarto del Código Procesal Civil, los cuales determinan que la resolución debe contener los fundamentos de hecho y de derecho que sustentan su decisión, según el mérito de lo actuado; y la expresión clara y precisa de lo que se decide u ordena respecto de los puntos controvertidos, por lo que se acredita que la Sala Superior ha contravenido las normas que garantizan el derecho a un debido proceso.

 Décimo Quinto.- Que, en consecuencia, configurándose la causal prevista en el artículo trescientos ochenta y seis del Código Procesal Civil y en aplicación del inciso Primero del artículo trescientos noventa y seis del acotado Código Procesal, declararon: FUNDADO el recurso de casación interpuesto por Clotilde Vicenta De La Cruz Berrocal mediante escrito obrante a fojas cuatrocientos once; en consecuencia, NULA la sentencia de vista, corriente a fojas trescientos setenta y cuatro de fecha treinta de junio del año dos mil once, expedida por la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de lea. ORDENARON que los presentes actuados sean devueltos a la indicada Sala Superior, para que a la brevedad posible expida nueva resolución conforme a Ley; DISPUSIERON la publicación de la presente resolución en el Diario Oficial El Peruano, bajo responsabilidad; en los autos seguidos por Clotilde Vicenta De La Cruz Berrocal y otros con la Urbanizadora Santa Rosa del Palmar Sociedad Anónima Cerrada, sobre Prescripción Adquisitiva de Dominio

 

Presentado por : www.jurisprudenciacivil.com